II Mercado medieval (2003)


La Adrada.Net, 7 de mayo de 2003

Del 1 al 4 de mayo, con el aliciente de la majestuosa presencia de su castillo, La Adrada celebró la segunda edición de su Mercado Medieval, recreándose en el pueblo una vez más, ese ambiente de brujas, mendigos, mercaderes, caballeros, malabaristas y otros personajes del medievo que nos remontaron a una fantástica fiesta de inspiración medieval, con representaciones basadas en hechos de época y con un mercado interesante en donde mercaderes y artesanos nos enseñaron viejos oficios o costumbres, a la vez que cómicos, saltimbanquis y trovadores hicieron las delicias de niños y mayores con sus divertidas actuaciones.

Al igual que el año anterior la exposición de aves de cetrería, llamó particularmente la atención del público. Esta quizás sea la actividad que más evoque la época medieval, ya que llegó a ser el gran vicio de la nobleza, que no cazaba para comer, sino por diversión entre guerra y guerra. Resulta espectacular, ver como las aves remontan el vuelo y se tiran en picado a por la presa, algunas veces hay quien se asusta cuando siente casi al ras de su cabeza el paso de las aves que culminan su recorrido hacia el lugar en donde se encuentra su adiestrador.

Entre las novedades de este año, destacaron de manera especial, la celebración del Torneo Medieval en La Cotá con una enorme asistencia de público, los fuegos artificiales con la posterior iluminación del castillo y la celebración de las dos cenas medievales.

El Ayuntamiento de La Adrada, ha conseguido un gran éxito de participación en esta multicolorista fiesta medieval, en la que el pueblo de La Adrada se volcó de lleno en el acontecimiento y su alcalde Juan José Esteban no podía disimular su satisfacción al ver como se iban desarrollando los múltiples actos que fueron organizados.

No faltó color, diversión, alegría y buen humor en los cuatro días de celebración de este II Mercado Medieval de La Adrada”, como bien se puede apreciar en este reportaje.

 

LA GRAN CENA MEDIEVAL

Junto al castillo, La Adrada celebró sus dos primeras cenas medievales. Noche primaveral, castillo iluminado y el humo procedente de la parrilla en donde eran asadas las carnes para el banquete. Esta es la impresionante imagen captada desde el comedor medieval por Eva Abril.

Un toque de cuerno nos anunciaba el comienzo del festín que se iba a celebrar en los aledaños del castillo. Camareros ataviados de época, músicos, fakires, trovadores y bufones animaban la cena a “nobles y villanos” que pudimos saborear un menú compuesto de ensaladas de lechuga y escarolas con salsa de yogur miel y frutos secos, morcillas, chorizos, longanizas, centros de costilla y lomo, costillar de ternera y pollo de las “Corralizas de Marqués”.

La bebida fue abundante, como abundante fueron también sus alegres efectos, pues un paje de la corte llamado Marcos se encargaba de que las jarras de vino y cerveza nunca estuviesen vacías.

De postre, uvas rojas de las huertas del “Convento de La Adrada”, licores y vino dulce medieval.

Visto 650 veces.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y navegación. Al continuar navegando entendemos que usted acepta nuestra política de privacidad. ACEPTAR

Aviso de cookies