IV Mercado medieval de La Adrada

Más de 30.000 personas se acercaron durante este pasado puente de mayo por La Adrada para disfrutar de la cuarta edición de su Mercado Medieval, el mercado más famoso y auténtico de todo el Valle del Tiétar, que como todos los años, con la máxima ilusión para el disfrute de grandes y pequeños, organiza el Ayuntamiento de La Adrada, resultando además ser, tal como expresa su alcalde D. Juan José Tomás Esteban, una de la fiestas más esperadas por todos y con la que se genera importantes ingresos económicos para la villa.

Durante estos días los alojamientos del municipio y alrededores se han encontrado al completo, mientras que bares y restaurantes registraron llenos muy significativos.

 

Ciertamente esta fiesta alegre y colorista ha sido nuevamente en el 2005 todo un acontecimiento, tanto a nivel de actos como de organización, con un aumento de puestos, más que considerable, con relación a años anteriores y con la asistencia de veinte talleres artesanos de distinta naturaleza, llegados desde todos los puntos de España.

Tras la notoriedad obtenida en ediciones anteriores, también en esta ocasión el éxito parecía seguro, y así ha sido, como ha quedado de manifiesto con la masiva asistencia de público que inundó La Adrada con su presencia activa durante estos tres días de mercado.

Además durante el Mercado Medieval pudimos escuchar en el incomparable marco del Castillo de La Adrada, un bellísimo Concierto de madrigales a cargo de La Coral El Salvador, acompañada por músicos: dos flautas de pico, una guitarra, una viola da gamba y percusión.

En la Plaza de la Villa y con la colaboración de “Lanzarote Medieval”, la fiesta comenzó el sábado por la mañana, con un pasacalles inundado de personajes del mercado, músicos, saltimbanquis y malabaristas que dando la bienvenida a todos, nos invitaba a disfrutar de los actos programados al ritmo de gaitas y tambores recorriendo las calles en torno a la Plaza de la Villa, decoradas con estandartes multicolores, banderas y multitud de puestos artesanos.

Mercaderes y transeúntes ataviados con ropas de la época, puestos artesanos, animación por las calles y ese olor a incienso, a hierbas aromáticas y a comida, tan característico en este mercado, fueron capaces de trasladarnos por cuarto año consecutivo a los tiempos del medievo.

Los juglares que con su teatro medieval, emularon de forma jovial y divertida las andanzas de Don Quijote de La Mancha, captaron en todo momento la atención de todos nosotros y los más pequeños, alucinaron con los títeres y con las habilidades de los malabaristas más risueños del reino.

La exhibición de aves rapaces, el tiro al arco ( nuevo este año), los espectáculos de fuego, las cenas medievales en el castillo, el encantador de serpientes y la granja, con sus cabritas enanas, burritos, conejos y gansos que hicieron las delicias de los pequeñines, completaron un extenso programa de actos.

Tanto el alcalde de La Adrada Juan José Tomás como la concejal de Festejos, Amelia Marrupe, se declararon «muy satisfechos y contentos» con el desarrollo de todos los actos y con la enorme aceptación que tuvo una vez más esta fiesta familiar, jovial, alegre, singular y muy divertida que ha tenido lugar entre las fechas del treinta de abril al dos de mayo de 2005, en las que La Adrada «estuvo a rebosar».

Numerosísimo publico


Durante estos días los alojamientos
del municipio y alrededores se han encontrado al completo, mientras
que bares y restaurantes registraron llenos muy significativos.
Tras la notoriedad obtenida en ediciones anteriores, también en esta ocasión
el éxito parecía seguro, y así ha sido, como ha quedado de manifiesto con
la masiva asistencia de público que inundó La Adrada con su presencia activa
durante estos tres días de mercado.
El concierto de Madrigales


Durante el Mercado Medieval pudimos escuchar
en el incomparable marco del Castillo de La Adrada, un bellísimo
Concierto de madrigales a cargo de La Coral El Salvador, acompañada
por músicos: dos flautas de pico, una guitarra, una viola da gamba
y percusión.
En el programa desarrollado en dos partes, se interpretaron las siguientes
obras:IAmor que me cautivas – Anon. s.XVIYou that wont to my pipes sound – Thomas Morley (1557-1602)All Lust und Freud – Hans Leo Hassler(1564-1612)

Pastyme with good companye-Enrique VIII(1497-1547)

L’umorista- Giovanni Gastoldi(obra instrumental)

April is in my mistress’face- Thomas Morley(1557-1602)

El grillo- Joaquin des Près(c.1440-1521)

Contrapunto bestiale alla mente – Adriano Banchieri(1558-1634)

II

Amor vittorioso – Giovanni Gastoldi (c.1550-1622)

Tourdion – Pierre Attaingnant(c.1494-c.1551)

Come again – Joaquin Downland(1562-1626)

Ay linda amiga – Anon. s.XVI(obra instrumental)

Cantiga 124 – Alfonso X “El Sabio”

Puse mis amores – Anon. s.XVI(Cancionero de Medinaceli)

Now is the month of Maying – Thomas Morley(1557-1602)

Hoy comamos y bebamos – Juan del Encina(1468-1530)

 

Guitarra: Alejandro Vivas
Percusión: Daniel Alonso
Flautas de pico: Ignacio Zaragoza y Leonardo Cabo
Viola de gamba: Esther Carrasco
Voces: Coral El Salvador
Dirección: Vanessa Satur
La imagen de estas niñas que se situaron cerca del escenario para presenciar la actuación de los músicos y la coral más de cercaañade una nota simpática a este momento musical.
Voces y música sonaron espléndidamente y todas las interpretaciones del grupo coral y de los músicos fueron muy aplaudidas por el numeroso público que tuvo la suerte de presenciar y de disfrutar de este bello concierto.
Así comenzó todo


En la Plaza de la Villa y con la colaboración de “Lanzarote Medieval”, la fiesta comenzó el sábado por la mañana, con un pasacalles inundado de personajes del mercado, músicos, saltimbanquis y malabaristas que dando la bienvenida a todos, nos invitaba a disfrutar de los actos programados al ritmo de gaitas y tambores recorriendo las calles en torno a la Plaza de la Villa, decoradas con estandartes multicolores, banderas y multitud de puestos artesanos.
Talleres artesanos


Ciertamente esta fiesta alegre y colorista ha sido nuevamente en el 2005 todo un acontecimiento, tanto a nivel de actos como de organización, con un aumento de puestos, más que considerable, con relación a años anteriores y con la asistencia de veinte talleres artesanos de distinta naturaleza, llegados desde todos los puntos de España.
Mercaderes y transeuntes


Mercaderes y transeúntes ataviados con ropas de la época, puestos artesanos,
animación por las calles y ese olor a incienso, a hierbas aromáticas y a comida, tan característico en este mercado, fueron capaces de trasladarnos por cuarto año consecutivo a los tiempos del medievo.


El teatro medieval


Los juglares que con su teatro medieval, emularon de forma jovial y divertida las andanzas de Don Quijote de La Mancha, captaron en todo momento la atención de todos nosotros y los más pequeños, alucinaron con los títeres y con las habilidades de los malabaristas más risueños del reino.
La bella Dulcinea del Toboso, se encontraba allí
Don quijote, al fin encuentra a su Dulcinea…
…pero al no ser correspondido, Don Quijote se muere.
Los peques en el mercado



Los más pequeños alucinaron con las habilidades de los malabaristas más risueños del reino y disfrutaron junto a sus familiares y amigos de esta celebración cargada de luz, alegría y color.
La granja, con sus cabritas enanas, burritos, conejos y gansos hicieron las delicias de los pequeñines.
Los niños conocen muy bien como es el barro después de las lluvias y en esta ocasión lo trabajan para hacer figuras en el taller de cerámica del mercado.
Aves rapaces


La cena medieval

FIN

pequeñines.


Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Email this to someone