Seleccionar página

El obispo de Ávila, Jesús García Burillo, presidió la eucaristía y bendijo el remozado templo tras cinco años de obras de rehabilitación

Recorte de prensa
Fuente: El Diario de Ávila
 
Más de trescientas personas dejaron, el pasado domingo día 5, pequeña la ermita de La Yedra al llenar con creces la bancada del templo durante el acto religioso en el que fue bendecido tras concluir las obras de rehabilitación a las que ha sido sometido. «Fue un acto entrañable y emocionante al que asistieron numerosos vecinos de La Adrada y personas vinculadas al pueblo», explicó Anastasio Díaz, párroco de la localidad.
La presencia del obispo de Ávila, Jesús García Burillo, contribuyó a otorgar un carácter oficial y trascendente a un momento ya de por sí especial para los fieles de La Adrada, satisfechos no solo por la rehabilitación integral del templo, sino por su apertura al culto «después de los cinco años que se han prolongado las obras», indicó el párroco.
Poco antes de la eucaristía presidida por el obispo tuvo lugar «una ceremonia llena de símbolos», con «la bendición del nuevo altar y de las paredes del templo», que fueron rociadas con agua bendita por parte del prelado.
El párroco de La Adrada también subrayó «el excelente resultado» de los trabajos de rehabilitación acometidos en el templo, que han permitido, por ejemplo, «el redescubrimiento de cinco pequeños ábsides que estaban escondidos y ahora se han recuperado». Igualmente, destacó «la belleza del artesonado de madera» de la ermita de La Yedra.
Las obras de rehabilitación del templo han supuesto una inversión de 280.000 euros, financiadas en su mayoría por medio de los donativos y colectas aportados por los fieles de la parroquia, además de contar con una partida de la Diputación de 10.000 euros y la colaboración del Ayuntamiento de La Adrada.
 

Visto 119 veces.
Volver