Seleccionar página
Inicio 9 Relatos 9 Mil y Cien

Mil y Cien

Texto premiado en la categoría infantil del V certamen de Relato Breve Villa de La Adrada

Por Ibai Pariente Colorado.

Había una vez un alienígena que se llamaba Mil, porque podía correr mil por hora. Era un alienígena joven, tenía 80 años. Era de color azul oscuro, tenía tres cuellos con tres ojos y una boca muy grande con dientes afilados como un tiburón. Lo que más le gustaba a Mil era correr, jugar con sus amigos en el parque, jugar a la consola y escribir cuentos en el ordenador.

Vivía en un planeta que se llamaba Pinto y era de colores: azul verdoso y verde azulado. Y tenía animales raros: osos azules, amarillos, verdes y rojos.

Un día había decidido hacer un mapa del tesoro y buscar un tesoro en el bosque. Cogió una mochila azul clara y metió unas gafas de sol y el mapa del tesoro. Se puso su chaqueta que tenía tres botones para correr más rápido y menos rápido.

En el bosque se encontró con un oso rojo, que era muy malo y muy grande. Más grande que una
jirafa. Y entonces había decidido darle al botón azul para irse muy rápido. Y ya no vio al oso nunca más, porque le había despistado. Mil había ido a la derecha y el oso rojo a la izquierda.

Luego volvió a buscar el tesoro, que estaba debajo de una piedra y se puso muy contento. El tesoro era una tarjeta de su mejor amigo, que se llamaba Cien, porque podía correr a cien por hora de velocidad. Su amigo vivía en una cueva de piedra. Y Mil en una casa de ladrillos marrón claro. En la tarjeta de Cien ponía: Para mi mejor amigo. Nos vemos esta tarde en el parque. Un abrazo muy fuerte y un beso muy gigante.

Así que Mil fue al parque en su coche súper rápido y jugó con Cien toda la tarde.

Y Colorin Colorado este cuento se ha acabado y Colorin Colorete por la chimenea sale un cohete. Y en el cohete estaban Mil y Cien y se fueron de su planeta al planeta más lejano, Marte.

Visto 109 veces