Seleccionar página

Las obras, que comenzaron la semana pasada, están siendo subvencionadas por el Ayuntamiento adradense

Recorte de prensa
Fuente: El Diario de Avila 20/03/2002

El muro de la iglesia parroquial de La Adrada está sufriendo unas obras de reforma y rehabilitación, tras ser derribado, en parte, por una máquina que realizaba labores de acondicionamiento del jardín que rodea el recinto. Dentro de estas obras también se ha proyectado la iluminación del exterior del edificio, hasta ahora inexistente, así como el acceso para minusválidos al interior de la iglesia.
 
Las obras, que comenzaron la semana pasada, están siendo subvencionadas por el Ayuntamiento adradense. El importe total que supondrá toda esta reforma no fue facilitado por los responsables municipales.
 
“Al comenzar con la reforma de la zona ajardinada de la iglesia, que era lo que estaba previsto en un principio, una de las máquinas topó contra el muro de contención derribando parte de él”, asegura Victoriano Jiménez Alonso, párroco de La Adrada. Éste fue el motivo de que además de las obras de acondicionamiento del jardín que se habían planeado en un principio se ampliaran para derribar y poner un nuevo muro que rodee el recinto eclesiástico.
 
También se ha proyectado la construcción de unas entradas en el muro que den acceso a las puertas laterales de la iglesia. “No sólo queremos hacer unos accesos al recinto nuevos y en buenas condiciones de firme, sino que además se ha proyectado el acondicionamiento de entradas para minusválidos. Es uno de los planteamientos en los que más interés tiene el Ayuntamiento de La Adrada, debido a que hasta este momento, la entrada a los oficios religiosos resultaba difícil para algunos de nuestros vecinos”, afirma el alcalde de La Adrada, Juan José Tomás Esteban.
 
También el interior de la iglesia parroquial está sufriendo reformas. La sacristía se está restaurando, poniéndole un nuevo suelo de piedra, así como reformando el techo. “Al tirar el techo de la sacristía, hasta estos momentos de cal blanca, se ha dejado al descubierto una bóveda de ladrillo cuya existencia era desconocida por todos”, asegura el párroco, Victoriano Jiménez. “Supongo que ahora al restaurarlo se mantendrá el techo original, es decir, se arreglará la bóveda y se dejara al descubierto”. Los arreglos del interior de la iglesia serán sufragados en su totalidad por la propia parroquia.
 
Junto a estas obras de acondicionamiento del recinto eclesial, se va a a realizar un retranqueo del muro que lo rodea y de esta manera mejorar una de las curvas de acceso a la iglesia.
Se tiene previsto que las obras finalicen en el mes de mayo, época en la que toman la Comunión los niños de la localidad.

Visto 139 veces