Seleccionar página

Recorte de prensa
Fuente: El Diario de Ávila

En el padrón de la villa hay representantes de 19 nacionalidades. En el municipio hay inmigrantes de Sudamérica, India, Reino Unido, Siria o los países del Este.
La villa de La Adrada es tierra de La acogida. Además del turismo tradicional, ahora, como un goteo, se van incrementando los inmigrantes que han elegido esta villa para afincarse, para integrarse.
Buena señal que da validez al refrán “algo tendrá el agua cuando la bendicen”. Estos nuevos vecinos se sienten bien en el municipio, se hacen uno más y se sienten aceptados.
Hasta el momento, no se conocen en la villa rechazos ni conflictos de tipo racista, sino todo lo contrario. Según las listas oficiales que maneja el Ayuntamiento de La Adrada, hay un buen número de inmigrantes, así como mucha variedad en las nacionalidades de estos nuevos adradenses que han incrementado la población.
19 naciones tienen representantes en el pueblo, y sorprende la diversidad de sus lugares de origen, pues a la tradicional inmigración sudamericana se le unen ahora gentes de los denominados ‘paises del este’, que también comienzan a ser más frecuentes.
Pero llama la atención la presencia de personas procedentes de otros lugares hasta ahora impensables como residentes. Por ejemplo, hay ya nuevos vecinos originarios del Reino Unido, de África Central, de la India, de Siria, de Rusia, del Este europeo…
Una extraordinaria riqueza de razas, naciones, idiomas y religiones; en definitiva, una enriquecedora pluralidad, con una perfecta integración, incluido el aprendizaje del idioma, usos y costumbres españoles. Por el momento, el único continente no representado todavía es Oceanía, aunque sí se ha producido un flujo migratorio a la inversa, de La Adrada a Australia. Algunos hijos de inmigrantes ya han nacido en tierras abulenses. Concretamente, ya hay un niño argentino, Alfonso Cristian, bautizado en la iglesia parroquial de La Adrada.

ARTE
El Arte, en La Adrada, da acogida también a dignos representantes que o bien tienen su residencia fija o su segunda vivienda en el municipio. Así pueden verse a pintores afamados, músicos (compositores, intérpretes y directores de orquesta), escultores-tallistas, tanto en madera como en piedra, escritores, gentes de radio y televisión. Igualmente, cuentan en esta villa con artesanos de fama mundial e historiadores.
Este enriquecedor colectivo que se denomina ‘inmigración’ va afianzándose, tanto en esta villa como en todo el Valle del Tiétar. Tierra que fue en el pasado repoblada, así como también fue una fuerte de emigración hacia América del Sur, Canadá, Estados Unidos 0 Alemania.

Visto 221 veces