Una negligencia por uso de una maquinaria, es la posible causa del incendio originado en el monte de La Adrada en la tarde del 14 de agosto
El fuego, que amanenazaba con adentrarse en el pueblo vecino de Sotillo de La Adrada, quedó controlado y extinguido al día siguiente tras calcinar unas 650 hectáreas de pinar y pastizal
Cuatrocientos profesionales de las brigadas forestales procedentes de Castilla y León, Castilla La Mancha, Madrid y del Ministerio de Medio Ambiente, se desplazaron hasta el lugar del suceso para apagar las llamas y continuar trabajando para su extinción toda la noche.
El alcalde de La Adrada, Hilario Gabriel Ruda, explicaba a los medios de comunicación que la zona al ser de monte bajo» ardía como una tea» favorecido por el viento que en esos momentos alcanzaba una velocidad de 21 km/h, señalando además que el fuego que ha estado cerca de un barrio del pueblo quemó también dos vehículos todoterreno del Ministerio de Medio Ambiente que participaban en las tareas de extinción. El alcalde expresaba su temor ante este incendio por la magnitud del fuego y porque la noche se echaba encima.
**********
Información complementaria
Fuente: El Diario de Ávila 15/08/06
El humo se elevó sobre los pinos que cubren la superficie entre La Adrada y Sotillo durante la tarde de ayer. Un incendio, cuyas causas están aún por determinar, comenzó a extenderse entre la masa forestal poco antes de las 17 horas. Al momento, una gran cantidad de efectivos contra incendios se desplazó al lugar, con el fin de extinguir las llamas.
Las sirenas de los camiones autobomba sonaban en los caminos de tierra adradenses que conducían al centro del incendio. A la entrada de los mismos, los vecinos se agolpaban a la espera de noticias, mientras los camiones continuaban rápidamente su marcha bajo el vuelo de varios helicópteros que expulsaban constantemente agua sobre las llamas. A lo largo del territorio quemado, el personal contra incendios se agolpaba, refrescando la tierra abrasada por el fuego y eliminando los focos que surgían de entre los árboles quemados, la mayor parte de los cuales son pinos en esta zona del Alto Tiétar. De este modo, durante la tarde de ayer las llamas fueron combatidas con chorros de agua, golpes de azada y un esfuerzo continuado, agravado por la velocidad del viento, que llegó a alcanzar hasta los 21 kilómetros por hora, dificultando las labores de control y extinción.
Ante la situación generada en la zona, 400 profesionales de Castilla y León, Madrid y Castilla La Mancha se movilizaron para frenar el incendio. Poco después de las 19 horas, la Junta de Castilla y León decretó el nivel 2 del Infocal, al considerar que el fuego podía llegar a amenazar el municipio de Sotillo de la Adrada, dada la dirección de las llamas. En Sotillo, al igual que en la cercana La Adrada, los vecinos aguardaban la evolución del fuego y comentaban el suceso. Mientras, la lucha continuaba, hasta que poco a poco sólo quedó refrescar algunas zonas. Sin embargo, los equipos contra incendios continuaron sin descanso su labor, extinguiendo hogueras que se mantenían activas, cavando entre la tierra y la ceniza y corriendo a lugares donde las llamas volvían a hacerse fuertes. Durante estos trabajos, dos vehículos todoterreno del Ministerio de Medio Ambiente resultaron dañados.
Por su parte, los medios movilizados fueron muy diversos. Así, técnicos, agentes medioambientales, cuadrillas de tierra y helitransportadas, helicópteros, aviones anfibios y de carga en tierra, bulldozers, autobombas, una unidad móvil de meteorología, un helicóptero de coordinación y helicópteros bombarderos se personaron en el lugar.
Fuentes de la Junta de Castilla y León informaron al cierre de esta edición que el incendio constaba ayer de tres partes. Uno de los flancos fue controlado a lo largo de la tarde, al igual que ocurrió con la cabeza del incendio, que era la que amenazaba Sotillo de la Adrada y que, por tanto, fue el punto de acción prioritario. La tercera y última parte, que iba en otra dirección, es el lugar en el que se estuvo trabajando durante la noche de ayer con el fin de controlar las llamas, continuando activo el fuego durante la noche. Una de las medidas que se tomaron para frenar las llamas fue la de establecer una línea de defensa. Además, y «vista la favorable evolución» de los acontecimientos, la Junta decretó el nivel 1 de Infocal a las 22 horas.
De cualquier modo, el cielo del Alto Tiétar continuará teñido de gris debido al humo expulsado por las llamas y por la tierra quemada, mientras entre el calor expelido por los árboles calcinados continúan trabajando los profesionales de la lucha contra el fuego, tratando de mantener bajo control unas llamas cuyo origen se desconoce por el momento, pero sobre el que la Brigada de Investigación de Incendios Forestales está trabajando, para tratar de dilucidar las causas de este suceso.

Visto 186 veces.