Seleccionar página

Recorte de prensa
fuente: Ávila Digital

Consumir alcohol al aire libre y en grupo es uno de las manifestaciones sociales que más preocupa, sobre todo porque son jóvenes quienes suelen practicarlo. Varios expertos se han reunido en torno al denominado Foro Juvenil El Botellón para analizar este fenómeno.
Una de las conclusiones es que “no es un problema, porque un problema que tiene solución deja de ser problema, y el botellón tiene remedio”, según ha indicado Eduardo Montes, decano del Colegio de Psicología de Castilla y León. “Es una moda más y como tal pasará”, ha dicho.
Entre las causas que empujan a los jóvenes a la práctica del botellón, Montes ha destacado la falta de alternativas de ocio, pero este no es un problema reciente. “Ya hace 40 años nos estábamos quejando los educadores de que no teníamos alternativas” ha comentado para añadir que “la sociedad de consumo ha ido por delante de la sociedad de oferta de ocio juvenil”.
Además, otras de las razones que mueven a los jóvenes a estas reuniones nocturnas acompañadas de alcohol, es el elevado precio de las consumiciones en los bares de copas. Esta circunstancia, junto a una menor preocupación de las familias por este fenómeno, hace que su práctica se incremente entre los jóvenes.
Entre quienes lo practican, Montes ha señalado que se pueden distinguir dos grupos. Por un lado, adolescentes entre 13 a 16 años “que tienen que pedir permiso para volver a casa” y, por otro, jóvenes de 16 a 20 años “que ya no piden permiso ni les controlan”. Además, el colectivo femenino acude menos a estas reuniones al aire libre, “porque las chicas gozan de menos permisibilidad que los chicos”, ha opinado.

Visto 99 veces