La Adrada cuenta con un jardín botánico que alberga tanto especies autóctonas como numerosas plantas representativas de los cinco continentes

Recorte de prensa
Fuente: Diario de Ávila

Axel Mahlau se ocupa diariamente desde hace cinco años de mimar el Jardín Botánico Valle del Tiétar en La Adrada, que inauguró oficialmente el pasado veinte de mayo. se trata de una finca rústica enclavada en los términos municipales de La Adrada y Piedralaves que sus padres compraron hace más de 50 años y que Axel amplió con la compra de fincas anexas en los últimos años. La creación de un nuevo acceso para evitar los peligros de la CL-501 por donde tenía su entrada principal, el trazado de un recorrido cómodo para las visitas guiadas, la construcción de un depósito de agua, la extensión del sistema de riego y la edificación de una caseta de entrada para la información al público fueron las primeras actuaciones que en una primera fase, según comenta Axel, se propusieron y que ya han concluído además de otros retoques como la colocación de algunas esculturas y la identificación de las plantas por medio de carteles que informan de su nombre, procedencia y características.
El paseo por el Jardín es cuando menos singular, un vergel no sólo autóctono con muchas especies vegetales que nacieron de muy diferentes formas. Algunas por traslado de raíces, otras transportadas por los pájaros y muchas trasplantadas desde el semillero de Axel, en el que tiene unas 250 especies de numerosos países.

Diversas variedades de abedul, la broussonetia paripífera de China y japón que se utilizaba para fabricar papel, una variedad tropical de nenúfar, un ciprés de los pantanos al que le salen bultos para poder respirar, y que necesita permanecer en agua, la paulognia, que da una flor azul y siempre está muerta de sed, la cola de caballo, abetos blancos, magnolias diferentes, la fotinia con sus frutos rojos, una curiosa variedad de sauce llorón, yuca, abetos de la Selva Negra como aspectos más curiosas y tantas otras más comunes que hacen interminable la visita a esta finca que Axel subtitula como centro de cultura, salud y naturaleza. Entre otras cosas porque es profesor de español y alemán, organiza cursos de botánica y reúne en torno al jardín a todo aquél que quiera colaborar con la ampliación de variedades porque su jardín, dice Axel, “está abierto a la naturaleza”.
Naturaleza exuberante

Axel recorrió algunos de los lugares más idílicos del parque natural en el que se suceden cientos de especies a cada cual más llamativa y hermosa. Alguna autóctonas y otras foráneas, todas ellas viven en armonía en un bello rinconcito que cada vez cuenta con mayor número de visitantes y de elogios, y al que no le faltan los detalles ni las esculturas.
 
 

Total de visitas: 101