Casa Anta, ha sido sin duda un establecimiento emblemático y con mucha solera.

Durante muchos años abasteció a los habitantes de La Adrada con todo tipo de artículos.

Padre e hijo supieron conservar ese comercio con típico mostrador de madera de castaño, en donde hasta hace algunos años se podía encontrar de todo o casi todo.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Email this to someone