Con enorme éxito La Adrada viajó en el tiempo en los primeros días de mayo.

Del 1 al 5 de mayo, un variado programa de actividades propias del medievo, llenó de misterio y jolgorio la Plaza, el Castillo y las principales calles de esta villa, trasladando imaginariamente a vecinos y visitantes a una era plena de fascinación y encanto.

La delegada del Gobierno de Castilla y León, Mercedes Martín y el subdelegado del Gobierno en Ávila, Arturo Barral, acompañaron al alcalde de La Adrada, Roberto Aparicio, en el momento de la apertura del mercado con el tradicional corte de cinta y el pasacalle inaugural.

A partir de ese momento y con una enorme afluencia de publico, dio comienzo la animación y miles de personas pudieron disfrutar de música, danza, actuaciones teatrales, espectáculos de fuego y malabares, exhibiciones de cetrería, conciertos de madrigales, guiñoles, bajada de antorchas desde el castillo, espectáculos de fuego, pirotecnia, y diversas actividades infantiles.

Deleitar los paladares fue tarea fácil al contar con multitud de puestos que ofrecían una amplia variedad de ricos manjares acompañados de vino, licores y dulces artesanales.

Alfarería, bisutería, juguetes de madera, fragancias, collares, ropa, pulseras, velas perfumadas, hierbas medicinales, fueron también algunos de los productos que se ofertaron en los puestos de mercado.

Reyes y princesas, frailes y mendigos, campesinos y trovadores, magos y titiriteros, recorrieron al ritmo de la música medieval las calles de La Adrada, compartiendo protagonismo con los artesanos y con muchas personas que participando de manera activa en la fiesta, durante todos estos días lucían sus mejores indumentarias de la época.

La animación del mercado corrió a cargo de los propios vecinos y de La Fragua de Vulcano, una empresa de gran prestigio, pionera en la organización de Mercados Medievales y en el desarrollo de recreaciones históricas.

Cuerpos de Guardia Civil, Policía Local y Protección Civil velaron permanentemente por la seguridad de todos y para que la fiesta transcurriera sin incidentes.

Continuar…