Seleccionar página

Fuente: Europa Press
El alcalde de la localidad abulense de La Adrada, Juan José Tomás Esteban, no abandonará la Alcaldía de este municipio hasta que se ejecute la sentencia dictada por la Audiencia Provincial, que le condena por un “delito continuado de prevaricación administrativa” a un periodo de nueve años y tres meses de inhabilitación especial para todo cargo público.
Según manifestó hoy, en declaraciones a Europa Press, el alcalde de La Adrada, “soy inocente”, por lo que “recurriré hasta el último sitio donde los ciudadanos podemos recurrir” y “agotaré todas las vías posibles de recurso”, al considerar que la sentencia es “injusta” y “sorprendente”.
En este sentido, Tomás valoró que la sentencia “no corresponde con los hechos probados”, a la vez que insistió en que “el único mal que he cometido, de manera errónea, ha sido bajar el sueldo a una funcionaria”, a la secretaria del Consistorio de La Adrada, Isabel Llanes.
Ante el conocimiento del fallo de la Audiencia Provincial, que también condena con los mismos cargos al anterior regidor de La Adrada, Javier Cacho, Tomás anunció que presentará recursos ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, el Tribunal Supremo o el Tribunal Constitucional, al que puede acceder por tratarse de un cargo público.
Los hechos se remontan a 1997, cuando Javier Cacho -concejal del PP- accedió al Ayuntamiento de La Adrada, desbancando a Benigno López, compañero del Partido Popular antes de que terminara la legislatura, y a 1999, cuando Tomás accedió a la Alcaldía gracias al apoyo de un edil del PP y de Javier Cacho Brandau, que fue elegido concejal por una formación independiente.
Los cambios en el Ayuntamiento del municipio del Tíetar también afectaron a la secretaria, Isabel Llanes, quien sufrió una reducción de sueldo de casi 700 euros a través del complemento específico y el de productividad, ya que los dos imputados consideraban que la denunciante “quería entorpecer la vida política”.
La sentencia, que fue sacada hoy a la luz, establece también que el alcalde de la Adrada indemnice por “daños morales” a la denunciante, por importe de 6.000 euros, de forma conjunta con el también condenado Javier Cacho.

Visto 341 veces