El castillo de La Adrada, vuelve a tener forma de gran fortaleza, tal como sin duda fue en otros tiempos. Una gran labor de restauración conseguida gracias al trabajo e iniciativa de muchas personas e instituciones locales, regionales y europeas.

La imagen actual del castillo no nos debe hacer olvidar, lo que durante muchos años fue pura ruina.

Aquí van algunas fotos y unos dibujos de infancia de un vecino de La Adrada (Manuel Valdés), para el recuerdo:

 

Dibujo de infancia de Manuel Valdés

Dibujo de infancia de Manuel Valdés

Share on Facebook157Share on Google+5Tweet about this on Twitter0Email this to someone