La Adrada obtiene su título de villa en 1393 y, por ende, la facultad de celebrar un mercado semanal y la feria anual de Todos los Santos, en los primeros quince días de Noviembre. En esta última se vendían por aquel entonces tejidos, ganados, armas, paños, zapatos, cerrajería, vinos, pieles, esclavos, etc.

Este “privilegio” concedido por Enrique III para organizar ferias y mercados, supuso para el pueblo una fuente importante de riqueza, al poder celebrar ferias en las que se comercializaban productos traídos de otros lugares, principalmente de Italia y Países Bajos, que abastecían los mercados con tejidos, perfumes, armas y ganado.

Consecuencia de lo anterior surge a principios del siglo XX,”La Feria de Todos los Santos”, celebración que duraba 3 o 4 días, aunque los preparativos comenzaban cuando unos 15 días antes del inicio, se arrendaban prados a los habitantes de La Adrada para que el ganado procedente principalmente de Salamanca, Ávila, Toledo y sur de Madrid pudiera comer. Ya por aquel entonces, esta feria de ganado atraía también a muchos comerciantes de localidades vecinas que aprovechaban estas celebraciones para hacer sus negocios.

En 1910, el escritor Ciro Bayo (compañero de viaje de los hermanos Baroja en su singladura por el valle) recoge las “nuevas” mercaderías que atestaban los puestos de La Adrada por aquel entonces: higos, nueces y avellanas, cenachos de roscones, botines de cuero, alpargatas de cáñamo, almadreñas de madera…

En ese tiempo, la ubicación era distinta a la de ahora, ya que como recuerdan muchas personas de La Adrada, en el barrio del Torrejón era donde se instalaban las cabras, las ovejas y los cerdos, y en La Nava estaban los ejemplares equino y vacuno.

feria de los santos

En la feria de ganado es tradicional la Exposición de Ganado Avileño y el Concurso de ganado, en el que se otorgan trofeos para los mejores ejemplares en sus distintas categorías.

Con estos antecedentes, y rescatando la tradición , El Ayuntamiento de La Adrada organiza anualmente desde 1998, “La Feria de Muestras y de Ganado de Los Santos”, con la pretensión de que este acontecimiento sea un punto de reunión comarcal, regional y nacional. El número creciente de visitantes que cada año acuden a la feria da una idea del significado trascendental que esta exposición puede suponer en un inmediato futuro para La Adrada.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Email this to someone