A última hora de la tarde de ayer, el fuego seguía activo, aunque como reconoció el alcalde de Casavieja, casi controlado. Sólo el viento hacía temer que se extendiera y se reavivara con virulencia.
Recorte de prensa
Fuente: El Diario de Ávila

El incendio que comenzó el pasado sábado en Casavieja y que causó la muerte de un joven miembro de un retén, continuaba ayer a última hora de la tarde activo, aunque en un principio parecía que la situación estaba algo más controlada. Incluso en el frente más cercano a la localidad de Piedralaves, hacia donde se dirigía el fuego. La situación quedó allí controlada al realizarse a primera hora de la mañana un contrafuego muy efectivo en la zona conocida como ‘El refugio de Majamel’.
El tremendo fuego, que en un principio parece claro que fue provocado, había quemado a última hora de la tarde unas 700 hectáreas de pinos.
Afortunadamente, y según declaró el alcalde de Casavieja, Rafael Ortega, a última hora de la tarde la situación estaba mucho más controlada, en parte gracias a la ayuda del hidroavión prestado por el Gobierno Central, que lanza unos 5.000 litros de agua en cada descarga. Lo único que preocupaba al primer edil de Casavieja era el viento que a última hora de la tarde se empezaba a levantar en la zona, y que hacía que no se pudiera ser optimista del todo.
Ayer por la tarde los medios de extinción habían aumentado gracias a la presencia de cuatro técnicos, siete agentes medioambientales, un avión anfibio, cinco helicópteros, tres Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales (BRIF), varias cuadrillas, una maquinaria pesada, 14 autobombas y una unidad móvil de meteorología y transmisiones.
La ministra de Agricultura, Elena Espinosa, la ministra que se encuentra estos días ‘de guardia’ en el Gobierno, quiso acercarse a Ávila para dar personalmente el pésame a la familia del joven fallecido. Espinosa, que se acercó al tanatorio a primera hora de la mañana, mostró en primer lugar su solidaridad y la del Gobierno no sólo con la familia del fallecido, sino también «con todos los equipos que en este momento están trabajando en España en los múltiples incendios que tenemos».
La ministra de Agricultura hizo un llamamiento a las personas que según ella «están creando muchísimos problemas», en relación a los pirómanos, ya que «nos están creando problemas de cara al futuro, porque parte de estos bosques y estas zonas que están siendo quemadas tienen una difícil recuperación, y las generaciones futuras también lo van a notar».
Para las personas que provocan los incendios la ministra tuvo palabras duras, y recordó cómo el Gobierno ha aprobado recientemente unas medidas de carácter urgente en un Real Decreto Ley para aumentar la seguridad en los campos, al prohibir la quema de rastrojos y las barbacoas, incluso en aquellos lugares habilitados para ello.«La población tiene que entender que este tipo de medidas, muy duras, tienen que ser tomadas, dado que estamos también ante una sequía que hace muchos años que no sufrimos en España», dijo Espinosa. La ministra de Agricultura estuvo acompañada por el delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo, que además de destacar positivamente la coordinación entre administraciones, hizo un llamamiento a todos los vecinos que puedan tener información sobre los posibles autores del incendio. «La seguridad de los ciudadanos no depende sólo de los cuerpos y fuerzas de seguridad, porque es imprescindible el apoyo, la ayuda y la información de los ciudadanos, porque a estos desalmados hay que intentar desenmascararlos, detenerlos y ponerlos delante de los jueves», aseguró con firmeza.
Unas horas después de la llegada de la ministra llegaba al tanatorio abulense el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. Visiblemente emocionado, Herrera realizó un llamamiento «a la responsabilidad y al sentido común» para evitar que se repitan sucesos como éste, que les cuestan la vida a las personas.
Este joven «murió tratando de combatir la plaga de todos los veranos», destacó Herrera, quien manifestó que su «obligación era intentar consolar a unos padres rotos» a quienes transmitió «el agradecimiento de toda la ciudadanía, plenamente conscientes del esfuerzo y sacrificio de los medios de extinción de incendios».
Al respecto, el presidente del Gobierno regional subrayó que «más de mil personas trabajan hoy en la lucha contra los incendios», que «en ocasiones tiene como resultado la bárbara y triste pérdida de vidas humanas».
Finalmente, destacó la colaboración entre todas las administraciones en la defensa del «patrimonio de todos» y en la necesidad de «combatir contra las individualidades que son capaces de cometer esta barbaridad».


Nota: Tras intensos trabajos para controlar el fuego de Casavieja, los servicios de extinción consiguieron prácticamente apagarlo al cabo de tres días.

Total de visitas: 60