Con ofrenda floral y cantos en la Ermita, a la Virgen de la Yedra.

Con muy buena afluencia de público y con la participación de un nutrido grupo de jinetes a caballo, flamencos y flamencas al más puro estilo rociero, el sábado 14 de abril las calles de la Adrada se impregnaron de alegría y color con su segunda feria rociera organizada por El Ayuntamiento de La Adrada, Amigos del caballo, Cofradía de la Virgen de la Yedra, Amas de Casa Virgen de La Yedra, y Turismo rural La Espuela .

Aunque el tiempo estuvo algo revuelto, la fiesta comenzó como estaba programada a partir del mediodía, cuando un cortejo formado por caballos, carretas engalanadas, hombres, mujeres y niños ataviados al estilo andaluz llegaban a la Ermita en romería.

Una vez dentro del templo y durante una misa celebrada por D. Victoriano, se rindió homenaje a la Virgen de la Yedra con una ofrenda floral y la entonación de dos preciosos cantos, el Himno de la Virgen de la Yedra, y La Salve Rociera interpretada por el Coro de La Camerata Cantabile (si bien este año causó extrañeza y pena entre los asistentes, el hecho de que La Salve Rociera, que con gran ilusión siempre se dedica a la Virgen en las ferias rocieras, en esta ocasión, y por causas ajenas a la coral, no se hubiera cantado completa).

Luego, en romería, la comitiva recorrió las calles del pueblo hasta llegar a la Plaza de la Villa, para disfrutar con los bailes por sevillanas y también para degustar pulguitas y rebujitos.

Tal ha sido el éxito de participación de la feria en esta segunda edición, que a buen seguro ya estará en mente de sus organizadores, comenzar pronto a preparar la del próximo año.

Algunas fotografías de este día







 

FIN

Total de visitas: 147