Una serie de pinturas murales del ambiente gótico medieval, con caballeros, princesas, reyes, gnomos y duendes, disimulan el impacto visual de los depósitos del agua en los alrededores del Castillo de La Adrada.
Una buena idea que lamentablemente puede malograrse, si no se acompaña de una mejor atención del lugar, ya que su entorno actualmente presenta un aspecto algo sucio y descuidado.



Total de visitas: 98